El banco para hablar

El banco para hablar
El banco para hablar

martes, 9 de marzo de 2010

CONTINÚA EL VIAJE

El avión de Cubana se estaba convirtiendo en una fiesta, las azafatas -no eran las habituales de las lineas comerciales- guapas, respetuosas pero cercanas, invitaban a los pasajeros a beber un "ronsito Havana Club o si vos preferís un cubatita , eso sí de los de L´Havana mi muchachita".



Todos nos levantábamos caminando de un lado a otro charlando, alrededor de Fernando se iban colocando personas pidiéndole autógrafos y preguntando sin parar sobre la situación política y económica del país.


--Miren me subieron de categoría, no mas me interesa trabajar con los jóvenes, los tiempos han cambiado ; la época del Ministerio ya pasó afortunadamente, pero nunca me ocupe nada mas que de la alfabetización de mi pueblo, Miguel se ocupó del Ministerio del Exterior- se refería a Miguel D´Escoto-, mi hermano Ernesto y yo creemos en el potencial de cambio que tienen los jóvenes, él si continúa trabajando desde el Ministerio de Cultura.

Le pregunte abiertamente

--¿Pero Usted no es cura?

Se pegó una risotada

--¡ Claro cierto !, esa es una pregunta que siempre me hacen y siempre respondo, no mas, soy sacerdote para siempre y estaré comprometido con mi pueblo hasta la muerte

--¿Y le dejan?

--Parece que está interesada en mi postura ¿ tené importancia para vos ?

--Mucha, he sentido siempre a Cristo cerca de mi, pero veo muy alejada a la Iglesia de todo lo que Él nos dejó como forma de vida.

--Siempre he contado con el apoyo de mi comunidad y de mis superiores, yo soy Jesuita, pero por encima de lo que deciden los hombres- sean quienes fueren- está la voluntad de Dios. Cristo es la motivación fundamental de todo lo que hago desde hace más de 30 años. Siento que me hayan apartado de celebrar misa, es algo que me duele mucho. Nos lo han pedido a todos los sacerdotes que participamos en la política de Nicaragua, sin embargo en Colombia hay en el Ministerio de Educación un compañero jesuita, y no ha tenido ningún problema con las jerarquía eclesiástica.


--Hace mucho tiempo que me siento desligada del dogmatismo y los poderes de la Iglesia

--A vos, si me permite el comentario, no se le olvide nunca que el cuerpo de la Iglesia no está en Roma, está en su hermano que sufre.

No le besé porque me dio vergüenza, pero entre el "ronsito" de la azafata y la verdad que había en las palabras de ese hombre, mi espíritu empezó a remozarse.

--Si me acepta un obsequio, tengo algo que puede interesarle

Abrió la taquilla y de su bolsa sacó un librito. Cerro la puerta sin dificultad, cuando estuvo sentado me alargo la mano y me entregó este librito.



--Muchas gracias

--No las merezco, disfrútelo no mas.


Hablamos mucho más, reímos, cantamos, ya no había forma de dormir con el bullicio que había, hasta que nos avisaron por los altavoces, que llegábamos a nuestra escala en San Juan de Terranova en 20 minutos.


( continuará )

13 comentarios:

  1. ¡Qué interesane que está está historia, la cual, fué una aventura maravillosa para ti!...
    espero más....


    Un abrazo muy sereno para ti,
    Naia

    ResponderEliminar
  2. Os veo a todos, distendidos, con un "ronsito" en la mano y una sonrisa en los labios. ¡Qué viaje más encantador, querida Laura!

    Como tú, jamás creí en las jerarquías eclesiales. La espiritualidad es humilde y está al ras de la tierra.

    Besos agradecidos por tu relato.

    ResponderEliminar
  3. Ojalá todos tuviésemos un viaje así y la decisión de cambiar al mundo, que ya es una decisió, que no es poco decir. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta esa Laura. La que eres y a la que llegaste.

    ResponderEliminar
  5. Estupendo relato.

    Bien sentido y narrado. Y, por cierto, me adhiero al comentario de Isabel: jamás creí en las jerarquías eclesiales, La espiritualidad es humilde y está al ras de la tierra.

    Yo tambien lo creo asi.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Estimado/a amigo/a. Este es un mensaje generico que os estoy enviado a todos los que habitualmente visitais mi blog.

    Simplemente para avisaros.

    Yo sigo con mi ritmo normal de entradas, pero observo en vuestros blosgs que el mio NO se actualiza desde que lo he privatizado. No se si sera cosa de bloger, o si esto sera definitivo. Por ello, creo que tendréis que visitarme de vez en cuando para ver las entradas nuevas.

    Tenedlo presente, por favor. ¡Gracias!

    Abrazos

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Se colocó mal, y lo vuelvo a intentar.

    Pues, sabes qué, Laura, ¡tenías que haberle besado! Y no serías la primera, ni tampoco la última en hacerlo.

    Fernando siempre estuvo con los jóvenes, era y creo que sigue siendo su vocación. O al menos, una más. Su paso por la política activa fue temporal, como su hermano, fruto de un cruce de circunstancias. En aquellos momentos incluso habría marchado a la guerrilla si le hubieran dejado los que ahora parece que mandan en aquel país, entonces también. Si él siguiera, junto a otros, tal vez otro gallo cantara.

    ¡Ay Nicaragua, nicaraguita!

    Ya sé que tú tienes información, pero tal vez otros que lleguen aquí no. Así que pongo estos enlaces por si tienen curiosidad:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Fernando_Cardenal

    http://www.martinbarofund.org/homepage/special4-espanol.htm

    http://www.radiolaprimerisima.com/noticias/49841

    http://es.wikipedia.org/wiki/Ernesto_Cardenal

    http://amediavoz.com/cardenal.htm

    ResponderEliminar
  10. Antes de la tercera parte, debes contarnos el libro... Cómo me gustan estas crónicas, Laura.

    ResponderEliminar
  11. Hola, Laura. Me permito hoy un tiempo para visitar a la gente que más quiero en este ciberespacio. Ya ves que eres de ese grupo. Has hecho un precioso relato de tu encuentro con un hombre tan profundo y sencillo a la vez. Una maravilla lo que dice. Supongo que el viaje continuó y que habrá más entregas de tu relato.
    Besicos, amiga.

    ResponderEliminar
  12. Efectivamente, los Jesuítas siempre se han destacado por ser la avanzadilla en la Iglesia Católica. Son cultos, y de ideas muy claras, así que lo que Roma diga no modifica en mucho su lucha, si la tienen. Afortunadamente, hay países donde Roma no tiene mucho poder sobre los sacerdotes de su Iglesia, y éstos pueden ser más "humanos" y mezclarse más con el pueblo y tomar partido por él. Incluso luchar por sus propios intereses, ya que los de Roma son tan arcáicos que tarde o temprano, tendrán que claudicar. Pero....eso, ahora no importa, importa esta experiencia de avión que además va aderezada de un ronsito que me hace la boca agua sólo de pensarlo. ¡Y con regalo y todo, qué lujazo!
    Sigooooooooo

    Besos

    ResponderEliminar